...

Prefacio

Este blog es un almacén de entradas publicadas en mis blogs anteriores. Están colocadas sin orden cronológico ni relación entre ellas. La fecha de la primera publicación de muchas es anterior a la que aparece.

...

26 de octubre de 2017

Menestra de verduras


  Entrada publicada en "Nagareru Monogatari" el 1 de junio de 2014  


Reportaje fotográfico osakino al estilo menestra de verduras, donde lo mismo pinchas un trocito de jamón como tienes que conformarte con una triste judía verde.




Voy a comenzar con una curiosidad, una casualidad de la vida.
Para el que no lo sepa, una de mis pasiones son las flores silvestres. Mi madre fue la que me enseñó los nombres de algunas de las que crecen en Cantabria, pero algunos otros los aprendí yo por mi cuenta.
Recuerdo que la primera flor que identifiqué por mis propios medios fue la "Saxífraga umbría", una planta pequeña que crece en lugares húmedos y oscuros de los bosques europeos.
Que al llegar a Japón fuera esta prima suya, la "Saxífraga estolonífera" (en japonés "Yuki no shita" - "bajo la nieve"; una planta muy parecida a la nuestra, aunque mucho más grande); la primera que identifiqué en esta tierra; no hace más que confirmar la teoría de que la vida tiende a la simetría y al orden.





Aunque la "Yuki no shita" es una planta silvestre de los bosques japoneses, mucha gente la tiene en tiestos como planta ornamental.
Incluso, en una "Izakaya" nos pusieron sus hojas en tempura para acompañar un plato de carne; y estaban "oishii" (muy ricas); a ver si vamos aprendiendo un poco de japonés.






"Den-den Town", Nipponbashi.





Vamos con otra lección de "nihongo"; atentos.
En esos dos kanji de la puerta de esta "Izakaya" del barrio Shinsekai de Tennoji, pone "shokudo" (comedor). Y no lo digo más.





Shinsekai, Tennoji.





Esto es Nakanoshima, una isla formada en un brazo del río Yodo.
Detrás de esos Kusunokis está el ayuntamiento de Osaka.





Un bloque de viviendas de color verde que hay en la calle Naniwa suji.





Una linterna japonesa muy grande que me encontré en algún lugar al norte del río Yodo.





En el parque del castillo de Osaka.





Dotonbori.





Barrio de Nanba.





Barrio de Nanba.





Esa torre se llama "Tsutenkaku", está en Tennoji, el barrio más castizo de Osaka.
Se construyó después de la guerra como un símbolo del progreso de la ciudad.
No es muy alta y como monumento es bastante cutre; pero eso le da una gracia especial. A mi me encanta; es muy "kawaii" (mona, graciosa). Y con esta ya son tres las palabras de japonés que hemos aprendido hoy. Esto va a to meter.





Esa moto que fotografié en una calle de Tennoji, es una "Honda Super cub", los japoneses lo pronuncian "Supakabu".
 Por lo que he leído se fabrica desde el año 1958 y es la moto más vendida de la historia.
Es dura como un demonio.
Aunque parece un ciclomotor, es una moto con marchas de pequeña cilindrada, pero no tiene ese sonido estridente que suelen tener este tipo de motos, si no un sonido grave, muy poco revolucionado y muy agradable.
La Supakabu es la moto de los currantes, pero como es muy "kawaii" ahora está de moda y la usan también los modernos. A mi también me gusta mucho, sobre todo por su sonido; po po po po po...o algo así. De todas formas sigo prefiriendo mi jitensha; que para moverse por Osaka no hay cosa mejor.






Tennoji.





Ciudadanos Osakinos desplazándose libremente por el barrio de Tengachayakita en Tennoji. 





"Super Tamade". Una cadena de supermercados con precios muy bajos.





Ribera del Yodogawa.





Las zanorias silvestres del Yodogawa.
He pensado que voy a volver a este lugar dentro de un par de meses para coger las semillas y plantarlas yo en mi casa.





Ribera norte del Yodogawa.
Por aquí suelo entrar yo con mi jitensha cuando vengo a este lugar de excursión.





Ribera del Yodogawa.





Unos lirios amarillos asilvestrados en el Yodogawa.





El río Yodo.





Para terminar hoy, voy a comentar esta foto que hice al volver de mi ùltima excursión por la ribera del Yodogawa.  A estas alturas ya estaba cansadísimo pues había hecho el viaje de vuelta con el viento en contra, como ocurre siempre en este lugar; así que me detuve a descansar un poco.  Allí me encontré con esta pareja de retoños japoneses que estaba haciendo sus primeros pinitos en el insondable mundo del amor.  Rápidamente pude observar que los churumbeles estaban completamente dominados por un nivel de hormonas altísimo, hasta el punto de que ya se les salían por las orejas y andaban correteando por allí como verdaderos centollos, que alguna pasó cerca de mi y casi me muerde, que ya tenían dientes, ojos y lamadrequeloparió; y claro, aquellos inconscientes estaban absolutamente fuera de control, sin saber muy bien para donde tirar; haciendo todo tipo de sanjuanás y cosas sin sentido y la situación se estaba poniendo ya muy complicada; así que, como era evidente que aquellas criaturas no se avendrían a razones y que en cualquier momento podían romper a follar como locos, pues yo decidí, a pesar del cansancio, sentar otra vez mi magullado culete sobre el sillín de mi jitensha y poner tierra de por medio para dar un poco de intimidad a los chavales, porque, aunque ellos aun no lo sabían, estaban viviendo un día histórico en sus vidas.
Para terminar hoy, voy a comentar esta foto que hice al volver de mi ùltima excursión por la ribera del Yodogawa.
A estas alturas ya estaba cansadísimo pues había hecho el viaje de vuelta con el viento en contra, como ocurre siempre en este lugar; así que me detuve a descansar un poco.
Allí me encontré con esta pareja de retoños japoneses que estaban haciendo sus primeros pinitos en el insondable mundo del amor.
Los criaturas estaban desbocadas, completamente poseídas por la pasión; con las hormonas que se les salían por las orejas y ya andaban correteando por allí como verdaderos centollos, con ojos, dientes y lamadrequeloparió, que alguna pasó cerca de mi y casi me muerde. Y claro, en estas condiciones, aquellos inconscientes estaban fuera de si, sin saber muy bien para donde tirar; haciendo todo tipo de sanjuanás y cosas sin sentido; con el cortejo ya muy avanzado, pues ya estaban en la fase de persecuciones alocadas; y como era evidente que aquellas criaturas no se avendrían a razones y que en cualquier momento podían romper a follar como animales, pues yo decidí, a pesar del cansancio, sentar otra vez mi magullado culete sobre el sillín de mi jitensha roja y hacer mutis por el foro para dejar a los chabales en la intimidad y que disfrutaran a sus anchas de la jornada que prometía ser épica y que, aunque ellos aun no lo saben, seguramente no olvidarán en sus puñeteras vidas.
Que aproveche.




...y no tengo más que decir.

...bueno si.
Vosotros os creéis que porque estoy lejos no me entero de las cositas, pero me entero de todo. Y si no, a ver...¿qué me estáis haciendo con mi querida España? ¿eh?. ¿Y con mi admirada Francia y en general con toda Europa, mi vieja Europa? ¿Qué mosca os ha picao?, qué os lo dejé todo como un pincel y en cuatro días me lo estáis dejando todo hecho una pena?, ¿eh?, ¿de qué váis?. 
Ya os cogeré por banda ya. 
Otro día que tenga tiempo ya os cantaré las cuarenta a todos.