...

Prefacio

Este blog es un almacén de entradas publicadas en mis blogs anteriores. Están colocadas sin orden cronológico ni relación entre ellas. La fecha de la primera publicación de muchas es anterior a la que aparece.

...

26 de octubre de 2017

Arte popular













Ciudadanos normales y corrientes (no profesionales) ejecutan una magnífica performance callejera.
El pueblo llano, una vez más, extraordinario.




Leer más...

¡La jodimos tía Paca!


Acabo de leer en "El País" que el "Brexit" ha ganado. 52% contra 48%.
Por unos pocos votos, una vez más, la inteligencia ha sido derrotada por la intransigencia. No queda más remedio que aceptar la aritmética democrática, pero la mitad de la población británica; justamente la que lee menos libros y bebe más cerveza; va a forzar a la otra mitad más cualificada a tomar una decisión absolutamente equivocada y de consecuencias imprevisibles.

Estoy muy cabreao, debo reconocer que esta secesión inesperada supondrá un gran retraso del nacimiento de mi proyecto "Unión Tierra"; ese gran país del futuro donde todos los hombres vivirán como hermanos en armonía con la madre naturaleza.

En fin, habrá que esperar a los británicos pacientemente.
Un abrazo para todos.


Leer más...

Menestra de verduras


  Entrada publicada en "Nagareru Monogatari" el 1 de junio de 2014  


Reportaje fotográfico osakino al estilo menestra de verduras, donde lo mismo pinchas un trocito de jamón como tienes que conformarte con una triste judía verde.




Voy a comenzar con una curiosidad, una casualidad de la vida.
Para el que no lo sepa, una de mis pasiones son las flores silvestres. Mi madre fue la que me enseñó los nombres de algunas de las que crecen en Cantabria, pero algunos otros los aprendí yo por mi cuenta.
Recuerdo que la primera flor que identifiqué por mis propios medios fue la "Saxífraga umbría", una planta pequeña que crece en lugares húmedos y oscuros de los bosques europeos.
Que al llegar a Japón fuera esta prima suya, la "Saxífraga estolonífera" (en japonés "Yuki no shita" - "bajo la nieve"; una planta muy parecida a la nuestra, aunque mucho más grande); la primera que identifiqué en esta tierra; no hace más que confirmar la teoría de que la vida tiende a la simetría y al orden.





Aunque la "Yuki no shita" es una planta silvestre de los bosques japoneses, mucha gente la tiene en tiestos como planta ornamental.
Incluso, en una "Izakaya" nos pusieron sus hojas en tempura para acompañar un plato de carne; y estaban "oishii" (muy ricas); a ver si vamos aprendiendo un poco de japonés.






"Den-den Town", Nipponbashi.





Vamos con otra lección de "nihongo"; atentos.
En esos dos kanji de la puerta de esta "Izakaya" del barrio Shinsekai de Tennoji, pone "shokudo" (comedor). Y no lo digo más.





Shinsekai, Tennoji.





Esto es Nakanoshima, una isla formada en un brazo del río Yodo.
Detrás de esos Kusunokis está el ayuntamiento de Osaka.





Un bloque de viviendas de color verde que hay en la calle Naniwa suji.





Una linterna japonesa muy grande que me encontré en algún lugar al norte del río Yodo.





En el parque del castillo de Osaka.





Dotonbori.





Barrio de Nanba.





Barrio de Nanba.





Esa torre se llama "Tsutenkaku", está en Tennoji, el barrio más castizo de Osaka.
Se construyó después de la guerra como un símbolo del progreso de la ciudad.
No es muy alta y como monumento es bastante cutre; pero eso le da una gracia especial. A mi me encanta; es muy "kawaii" (mona, graciosa). Y con esta ya son tres las palabras de japonés que hemos aprendido hoy. Esto va a to meter.





Esa moto que fotografié en una calle de Tennoji, es una "Honda Super cub", los japoneses lo pronuncian "Supakabu".
 Por lo que he leído se fabrica desde el año 1958 y es la moto más vendida de la historia.
Es dura como un demonio.
Aunque parece un ciclomotor, es una moto con marchas de pequeña cilindrada, pero no tiene ese sonido estridente que suelen tener este tipo de motos, si no un sonido grave, muy poco revolucionado y muy agradable.
La Supakabu es la moto de los currantes, pero como es muy "kawaii" ahora está de moda y la usan también los modernos. A mi también me gusta mucho, sobre todo por su sonido; po po po po po...o algo así. De todas formas sigo prefiriendo mi jitensha; que para moverse por Osaka no hay cosa mejor.






Tennoji.





Ciudadanos Osakinos desplazándose libremente por el barrio de Tengachayakita en Tennoji. 





"Super Tamade". Una cadena de supermercados con precios muy bajos.





Ribera del Yodogawa.





Las zanorias silvestres del Yodogawa.
He pensado que voy a volver a este lugar dentro de un par de meses para coger las semillas y plantarlas yo en mi casa.





Ribera norte del Yodogawa.
Por aquí suelo entrar yo con mi jitensha cuando vengo a este lugar de excursión.





Ribera del Yodogawa.





Unos lirios amarillos asilvestrados en el Yodogawa.





El río Yodo.





Para terminar hoy, voy a comentar esta foto que hice al volver de mi ùltima excursión por la ribera del Yodogawa.  A estas alturas ya estaba cansadísimo pues había hecho el viaje de vuelta con el viento en contra, como ocurre siempre en este lugar; así que me detuve a descansar un poco.  Allí me encontré con esta pareja de retoños japoneses que estaba haciendo sus primeros pinitos en el insondable mundo del amor.  Rápidamente pude observar que los churumbeles estaban completamente dominados por un nivel de hormonas altísimo, hasta el punto de que ya se les salían por las orejas y andaban correteando por allí como verdaderos centollos, que alguna pasó cerca de mi y casi me muerde, que ya tenían dientes, ojos y lamadrequeloparió; y claro, aquellos inconscientes estaban absolutamente fuera de control, sin saber muy bien para donde tirar; haciendo todo tipo de sanjuanás y cosas sin sentido y la situación se estaba poniendo ya muy complicada; así que, como era evidente que aquellas criaturas no se avendrían a razones y que en cualquier momento podían romper a follar como locos, pues yo decidí, a pesar del cansancio, sentar otra vez mi magullado culete sobre el sillín de mi jitensha y poner tierra de por medio para dar un poco de intimidad a los chavales, porque, aunque ellos aun no lo sabían, estaban viviendo un día histórico en sus vidas.
Para terminar hoy, voy a comentar esta foto que hice al volver de mi ùltima excursión por la ribera del Yodogawa.
A estas alturas ya estaba cansadísimo pues había hecho el viaje de vuelta con el viento en contra, como ocurre siempre en este lugar; así que me detuve a descansar un poco.
Allí me encontré con esta pareja de retoños japoneses que estaban haciendo sus primeros pinitos en el insondable mundo del amor.
Los criaturas estaban desbocadas, completamente poseídas por la pasión; con las hormonas que se les salían por las orejas y ya andaban correteando por allí como verdaderos centollos, con ojos, dientes y lamadrequeloparió, que alguna pasó cerca de mi y casi me muerde. Y claro, en estas condiciones, aquellos inconscientes estaban fuera de si, sin saber muy bien para donde tirar; haciendo todo tipo de sanjuanás y cosas sin sentido; con el cortejo ya muy avanzado, pues ya estaban en la fase de persecuciones alocadas; y como era evidente que aquellas criaturas no se avendrían a razones y que en cualquier momento podían romper a follar como animales, pues yo decidí, a pesar del cansancio, sentar otra vez mi magullado culete sobre el sillín de mi jitensha roja y hacer mutis por el foro para dejar a los chabales en la intimidad y que disfrutaran a sus anchas de la jornada que prometía ser épica y que, aunque ellos aun no lo saben, seguramente no olvidarán en sus puñeteras vidas.
Que aproveche.




...y no tengo más que decir.

...bueno si.
Vosotros os creéis que porque estoy lejos no me entero de las cositas, pero me entero de todo. Y si no, a ver...¿qué me estáis haciendo con mi querida España? ¿eh?. ¿Y con mi admirada Francia y en general con toda Europa, mi vieja Europa? ¿Qué mosca os ha picao?, qué os lo dejé todo como un pincel y en cuatro días me lo estáis dejando todo hecho una pena?, ¿eh?, ¿de qué váis?. 
Ya os cogeré por banda ya. 
Otro día que tenga tiempo ya os cantaré las cuarenta a todos.




Leer más...

24 de septiembre de 2016

Mi jitensha en la ribera del Yodogawa



Leer más...

Turzo


Algún día tengo que volver a este solitario, casi zen, campo de amapolas de Turzo a tocar el shakuhachi y a comer el pan, el jamón y el queso que previamente habré comprado en "La Población", junto al pantano del Ebro.
Que no se me olvide.



Campo de amapolas en Turzo












Leer más...

Mi nueva tecno-tipografía Mikasonic




Tecno-tipografía Mikasonic















Leer más...

Fluctuaciones de intensidad en el campo magnético del bucle infinito


Voy a aprovechar que se están produciendo esporádicas fluctuaciones de intensidad en el campo magnético del  bucle infinito en el que estoy preso para, siempre que me sea posible, acercarme hasta esta isla con el doble objetivo de practicar el castellano puro, sin tener que mezclarle con japonés, inglés o lamadrequeloparió, y de paso liberar alguna de las muchas inquietudes que se apretujan en mi interior. Más que nada por dejar espacio para inquietudes nuevas o cualquier otro fenómeno endógeno que se presente.

De momento, ya que estoy aquí, voy a despresurizar un poco el contenedor.

Queridos compatriotas: 
no penséis que, porque vivo un poco lejos, no estoy al corriente del gallinero que me tenéis formado en España. De eso nada. De hecho, para que no se me escape detalle, tengo configurado el navegador de internet para que se abra con el periódico "El País", así que me conozco la película con pelos y señales. ¡Menudo espectáculo me estáis dando, guapos!. De todas formas, por supuesto que este guirigay político, económico y social que cubre el país como una espesa niebla, no me coge de nuevas. Cincuenta años de observaciones sobre el terreno, dan para hacerse una idea bastante aproximada de lo que está pasando y también para aventurar lo que puede pasar.

Como dijo el otro día el luchador borícua, Nate Diaz, tras vencer por sumisión; contra todo pronóstico (salvo el mío); en un combate de artes marciales mixtas, al bocazas de Conor Macgregor...

"I'm not surprised motherfuckers".

No veis, ya me encuentro mucho mejor.
Besos.








Leer más...

25 de junio de 2016

El mismo cantar


Como decía un gitano que entró una vez al Hotel Altamira a pedir, o más bien, a exigir, dinero y Chuchi no se lo dio, argumentando que en ese momento no estaba el jefe, y él, por propia iniciativa, no era nadie para meter mano en la caja.... "Siempre estamos con el mismo cantar; el mismo calamar"...contestó el muy caradura.

Ayer dije que no había estado muy inspirado a la hora de hacer fotos en el Yodogawa; pero dije eso porque aún no había tenido tiempo de escanear esta que publico aujour'hui...que me entusiasma. 

Siempre me pasan estas cosas por culpa de las prisas.

A ver si a partir de ahora tengo un poco más de rigor hombre. 

Aunque, para ser riguroso, soy consciente de que no puedo hacer esta promesa en firme. 

Las cosas como son.





Paisaje en la ribera del Yodogawa.
Paisaje en la ribera del Yodogawa. (Mikamatic Okinawa)
Leer más...

3 de mayo de 2016

Mame Ikeda


Mame Ikeda es ilustradora y diseñadora gráfica. Todavía es muy joven, pero está subiendo como la espuma. Su pintura es simple y humilde, con un sello típicamente japonés. Normalmente pinta comida con tizas de colores; aunque también toca otros temas. 
No lo digo porque estuviera trabajando con nosotros una temporada, pero su pintura es cojonuda.  Estos días ha estado exponiendo sus obras en una galería de Umeda y ha tenido mucho éxito; de lo cual nosotros nos alegramos muchísimo.
Antes de dejar nuestra panadería nos regaló un pequeño dibujo de un pan hecho con una tiza plateada que es una preciosidad.
¡Bravo Ikechan!




Leer más...

29 de abril de 2016

Batiburrillo


Aunque hoy comienza la "Golden week", Mika y yo hemos decidido no salir a ningún sitio y quedarnos en casa todo el día para descansar un poco y hacer algunas labores domésticas que teníamos por ahí pendientes. Entre otras cosas, yo voy a aprovechar para poner en el blog el resto de las fotos presentables de los dos últimos carretes. Un verdadero batiburrillo de temas y lugares que os comento con más detalle en los pies de foto. 




Una vista de Kobe. Los árboles del segundo término son ciruelos en flor; así que debí hacer esta foto a finales de febrero; que es cuando florecen los "ume" en Japón.

 Kobe.

Sakura 2015 en Osaka.

El monte Katsuragi sobre el valle de Gose en Nara.

Casa típica de Okinawa.

No recuerdo donde hice esta foto de un humilladero repleto de Ojizosamas.
En Colmenar viejo; el día que regresé a España después de cuatro años en Japón.

Un cardo borriquero en Colmenar.
Plantas de Gordolobo en Colmenar.

Plantas de Gordolobo y a su lado la sombra de la que soy propietario desde hace cincuenta y cuatro años.
Paisaje en las afueras de Colmenar viejo.
Sepúlveda.
 Desde niño tenía ganas de ir a conocer este pueblo de Segovia y por fin en este viaje, a última hora, decidí pegar un volantazo y desviarme para quitar el sincio.
Aquel día hacía un calor terrible y no salían ni las lagartijas, así que en la calle no había un alma, salvo un hombre que pintaba un óleo del pueblo refugiado bajo una sombrilla y yo. Al acercarme descubrí que aquel héroe era Lozano, el pintor de Torrelavega. ¡Qué alegría me dio verle!.
Allí charlamos un buen rato (sobre todo él) antes de despedirnos y regresar, él a su pintura extrema y yo a mis aventuras.

Una fuente de Sepúlveda.
Siempre me han gustado mucho estas pequeñas fuentes para beber y refrescarte que hay en todos los pueblos españoles, las cuales tienen un pequeño grifo de latón que puedes abrir y cerrar a tu antojo. Todo lo contrario que esas otras, presuntamente decorativas,  cuyo chorro imparable no tiene otra función que martillear el agua para que produzca ese soniquete monótono y continuo que la mayor parte de la gente considera tan agradable y relajante, pero que a mí me pone los nervios de punta. No se, tal vez por esa aversión que le he ido cogiendo a las cosas superfluas; y no hay nada más superfluo que una fuente de la que no se puede beber. Ya se que no está bien tener estas manías tan raras, pero creo que ya va siendo hora de poner las cartas boca arriba ¡diantre!. Además esta opinión la hago extensiva, tanto a aquellas fuentes de mármol u hormigón (según presupuesto) decoradas profusamente con querubines, motivos florales y demás adornos; como a esas otras más modernas diseñadas por el arquitecto más audaz del lugar. No hago distinciones. 

Un palomar cerca de Sepúlveda.
No tengo nada en contra de los palomares de Castilla. Al contrario. A mi padre le entusiasman, por tanto a mí también.

En el viaje de Madrid a Cantabria me desvíe varias veces de la ruta y estuve en muchos pueblos que aun no conocía; pero no recuerdo el nombre de ninguno de ellos. Siempre he sido muy malo para eso.  Como este de la foto que tiene todo el carácter luminoso, inconfundiblemente austero y puro de las aldeas castellanas.

No se donde hice esta foto de mi flor totémica; la zanahoria silvestre.

Unos cuantos bichos libando néctar, libre y gratuitamente, en unas flores de zanahoria.

La playa de Cóbreces con las huellas del tractor que no me dejó estudiar japonés aquel día de junio de 2015.

Y por último un servidor posando sin mucho garbo en no se que pueblo de Valderredible donde tampoco había estado nunca antes.
La fotografía la hizo mi padre; un señor llamado Julio Sanz Sáiz, y eso son palabras mayores compañeros.

...

Y esto es todo por hoy desde Osaka. 
Besos y abrazos a discrección.
Hasta pronto.









Leer más...